Vendajes funcionales y neuromusculares.

En Fisiomare conocemos muy bien como trabajar con vendajes funcionales y neuromusculares.

Los fisioterapeutas disponemos hoy en día de mil y una herramientas de las que nos valemos habitualmente, y como no, los vendajes son una de ellas. En Fisiomare conocemos muy bien como trabajar con vendajes funcionales y neuromusculares. Todos hemos visto en la televisión a un futbolista llevando unas tiras de colores o tenemos un conocido al cual su fisioterapeuta le ha vendado el tobillo, lo que  nosotras llamamos vendaje funcional.

La finalidad de estos vendajes es dar soporte a las estructuras afectadas en cada caso. Por ejemplo, el vendaje funcional tendrá un excelente funcionamiento en casos donde se haya producido un esguince de tobillo y el paciente tenga importante dolor al movimiento, limitando éste y aliviando las molestias de la persona. Por otra parte, el vendaje neuromuscular, kinesiotape o mundialmente conocidas como “tiras de colores”, serán por ejemplo útiles en casos donde quieres dar cierto grado de estabilidad pero permitir el movimiento, como puede ser en una tendinopatía de supraespinoso – proceso degenerativo del colágeno que forma el tendón que pasa entre dos huesos muy importantes del hombro, el acromion y el húmero – o cuando tenemos esa sensación de “mano abierta”, por ejemplo.

Hemos de ser conscientes que son una herramienta, y por ello, no suplen las otras técnicas que el fisioterapeuta debe aplicar para mejorar cada caso. Por eso mismo, debemos ser conscientes de que es importante una valoración y posterior tratamiento global de la lesión si buscamos curarla.

Los fisioterapeutas disponemos hoy en día de mil y una herramientas de las que nos valemos habitualmente, y como no, los vendajes son una de ellas. En Fisiomare conocemos muy bien como trabajar con vendajes funcionales y neuromusculares. Todos hemos visto en la televisión a un futbolista llevando unas tiras de colores o tenemos un conocido al cual su fisioterapeuta le ha vendado el tobillo, lo que  nosotras llamamos vendaje funcional.

La finalidad de estos vendajes es dar soporte a las estructuras afectadas en cada caso. Por ejemplo, el vendaje funcional tendrá un excelente funcionamiento en casos donde se haya producido un esguince de tobillo y el paciente tenga importante dolor al movimiento, limitando éste y aliviando las molestias de la persona. Por otra parte, el vendaje neuromuscular, kinesiotape o mundialmente conocidas como “tiras de colores”, serán por ejemplo útiles en casos donde quieres dar cierto grado de estabilidad pero permitir el movimiento, como puede ser en una tendinopatía de supraespinoso – proceso degenerativo del colágeno que forma el tendón que pasa entre dos huesos muy importantes del hombro, el acromion y el húmero – o cuando tenemos esa sensación de “mano abierta”, por ejemplo.

Hemos de ser conscientes que son una herramienta, y por ello, no suplen las otras técnicas que el fisioterapeuta debe aplicar para mejorar cada caso. Por eso mismo, debemos ser conscientes de que es importante una valoración y posterior tratamiento global de la lesión si buscamos curarla.

Puedes acercarte a la clínica Fisiomare y consultarlo con nosotros sin ningún compromiso.

Centro Sanitario Registrado: C-15-000685